Luz

Sí, puedes intentar hundirme.                 Sí, puedes conseguir herirme; pero no igual. Pero no tanto. Pero no otra vez.

Vete de nuevo si quieres, ahora yo sigo en pie; ya puse mis cimientos, ya empecé mi casa de ladrillo. Esta no caerá aunque soples.

Ahora me aman, me amo yo, primero. Ahora no me haces falta, pero me gusta estar contigo. Me gusta que estés pero si faltas seguiré. No voy a obligarme a ser tu sombra, voy a ser mi propia sombra chinesca, voy a crear mi propio luz.

Anuncios

Los momentos de tristeza no son malos sino necesarios.

Aquellos instantes en los que, entre lagrimas, apreciamos lo que teniamos, lo que echamos de menos, y añoramos el pasado.

Aquellos amargos momemtos en los que la impotencia se hace palpable en el rostro, y sale.

Déjala salir

No hiere, sino que te prepara

Te prepara para su muerte, para el momento en el que desaparezca y tu sonrisa gane la batalla. Para el instante de alegria, de superación, de descanso.

Te prepara para el momento de ser fuerte, y para que en ese momento no olvides qué has vivido, no olvides qué oscuridad dejas atrás porfin.

Para que agradezcas lo que tienes, y utilices el pasado como arma pasada, para no retroceder sino avanzar

Saldrás, lo sabes.

Y entonces me recordarás

HÁZLO

Házlo, y si te da miedo, házlo con miedo,

y si te duele, hazlo mas a menudo.

Y si te gusta, nunca dejes de hacerlo.

EL NUEVO ORDENADOR QUE VA A VER A TU ABUELA POR TÍ

Qué maravilloso mundo, no hay faltas.
Todo es respeto, armonía.
Qué bien, ahora todos sabemos inglés, y también alemán, pero mi abuela sigue hablando castellano.
Los niños ya no se pegan entre ellos, ahora tienen adicción al móvil.
Mayor esperanza de vida, vejez sin pensiones.
Ahora todos nos enteramos de las últimas noticias, claro, a través de un Iphone.
Ya no hay explotación laboral, trabajo infantil, servidumbre
Exclavitud.
Todos queremos igualdad de género, pero que el hombre sufra un poquito si puede ser.
Tenemos más ganas de viajar, y de dejar de una vez esa estúpida educación y respeto fuera del equipaje.
Hemos cambiado mucho, por supuesto
Todos estamos conectados, líbreme usted de no tener fibra óptica.
Estamos concienciados y somos mas respetuosos, mas ecofriendly, pero oiga sigue habiendo una isla del tamaño de mi pais echa de basura en mitad del océano.
Se respeta a los animales, antes de abandonarlos los cuelgo en redes, sociales por supuesto.
Los jóvenes tienen más oportunidades de estudio, pero sus padres deben donar varios órgano vitales.
Comemos mejor, torrijas light, galletitas diet y superbatidos hechos de billetes de cincuenta triturados que me ayudan a adelgazar y me regalan un cáncer.
Hay menos discriminación social, los diferentes son los nuevos negros.

Y oiga que ahora todos somos hipsters, con complejo de periodista, con master en nutrición, en ciencias del deporte y hasta en inglés en la universidad de instagram. Telecinco me enseña ahora filosofía, y ya no necesito a mi abuela.
Remamos en la misma dirección, juntos; en otra misma dirección de mierda.

Vamos a provocar guerras y a matarnos entre nosotros, vamos a faltarnos al respeto pero ahora en 144 caractéres.
Mejoremos la tecnología, la esperanza de vida, los medicamentos; total somos adictos a ellos.
Enseñemos a los niños a ser veganos, pero en su grupo habra alguien que sufra bullying.
Hoy vas a conseguir todo lo que te propongas, pero sólo si compras esta agenda por el doble de lo que vale tu dignidad.
¡Viva el siglo XXI!

Dominica

La verdad no está en la piel sino en la oscuridad de lo que esconde

La belleza, si es que puede se muestra cuando sale por la boca

Mitad en cada hombro

No hay normas más allá de tus pupilas. No hay lógica más bonita que la de tus huellas al pararte a observar. A observarte.

A veces se hacen nudos entre mente y corazón, y nos atascan al pensar.

A veces es difícil escoger lo mejor, lo correcto; el camino que me aleje del problema.

La cabeza suele decidir si hay segundos implicados, y aunque el corazón escuece y se sobresalta y se deshace, la decisión está tomada, el deber me llama, no permite que le cierres en las narices.

¿O sí?

O estamos engañando a nuestra mitad, estamos haciendo caso a la cabeza, la parte racional, la parte que debe ser, que sabe lo que debe ser, que piensa y actúa según la situación. Quizá sea esa la clave, la situación.

Siempre nos han programado según las actuaciones, no muy distinto de una maquina. Henry Ford no fue un pionero, aun hoy en día avanzamos automáticamente, creemos sentir, pero no. Creemos que hacer caso a la cabeza es lo correcto, es nuestra decisión pero es falso.

Nuestra cabeza es lo que otros han conseguido que retengamos del entorno. A base de ver, oír, repetir, de rehacer las cosas al gusto de las circunstancias es como adquirimos nuestra mentalidad, a caso debo poner un ejemplo. Véanse los hermanos de edades distintas, con distintas circunstancias, temporales; y distinta mentalidad. Si quiera dos personas de igual edad, misma circunstancia temporal pero distinta mentalidad, obviamente distinta circunstancia (en la casa del vecino no se habla el mismo idioma)

Falso abstracto. La cabeza no nos dice cómo actuar, nos recuerda como solemos actuar según nuestro habito.

El corazón es otro capítulo.

Irracional

No hay normas más alla de tus pupilas. No hay lógica más bonita que la de tus huellas al pararte a observar, a observarte.
A veces se hacen nudos entre mente y corazón, y nos atascan al pensar.
A veces es difícil escoger lo mejor, lo correcto, el camino que me aleje del problema.
La cabeza suele decidir si hay segundos implicados, y aunque el corazón escuece y se sobresalta y se deshace, la decisión está tomada, el deber me llama, no permite que le cierres en las narices.
O si
O estamos engañando a nuestra mitad, estamos haciendo caso a la cabeza, la parte racional, la parte que debe ser, que sabe lo que debe ser, que piensa y actúa según la situación. Quizá sea esa la clave, la situación.
Siempre nos han programado según las actuaciones, no muy distinto de una maquina. Henry Ford no fue un pionero, aun hoy en día avanzamos automáticamente, creemos sentir, pero no. Creemos que hacer caso a la cabeza es lo correcto, es nuestra decisión pero es falso.
Nuestra cabeza es lo que otros han conseguido que retengamos del entorno. A base de ver, oír, repetir, de rehacer las cosas al gusto de las circunstancias es como adquirimos nuestra mentalidad, a caso debo poner un ejemplo. Véanse los hermanos de edades distintas, con distintas circunstancias, temporales; y distinta mentalidad. Si quiera dos personas de igual edad, misma circunstancia temporal pero distinta mentalidad, obviamente distinta circunstancia (en la casa del vecino no se habla el mismo idioma)
Falso abstracto. La cabeza no nos dice cómo actuar, nos recuerda como solemos actuar según nuestro habito.
El corazón es otro capítulo.

Fumar mata

Quemando mi garganta, mi esperanza de vida,
Imaginando en el humo nuestro amor, deshaciendose en el aire

La primera calada es la mas profunda, la última la que más quema

No me quedan más cigarros, habrá que buscar otro, o no

Puedo robar el estanco entero, puedo pedirle al chaval que me observa desde que entré, pero ese cigarro era el último del paquete que olvidaste en mi casa.

Y el último que me va a dejar ese mal sabor de boca.

Prefiero mi carmín, como al principio

Del (des)amor y otras verdades

Ojalá no haberme enamorado,
el desamor es una mierda y a veces hasta el amor lo es.
Sacrificio, empatía, felicidad y enfados, blanco y negro, celos y orgullo, pasion y rutina.

Siempre deja huella, y es que enseña tanto el daño como el cariño